A todos nos gusta sentir que tenemos espacio suficiente, especialmente cuando vivimos en un departamento o casa pequeña en que no podemos hacer mucho para ampliar los metros cuadrados disponibles.

Lo bueno es que existen varios trucos y soluciones que pueden jugar a tu favor. A continuación compartimos algunos datos para ganar espacio sin botar muros, sólo usando la magia de la decoración:

Living pequeño con futon azul
VER FUTONES | SODIMAC

1. A la medida:

Siempre tienes que tener en cuenta el espacio que estás decorando: las entradas de luz y la iluminación, el tipo de piso, las actividades que estarás realizando ahí y el estilo general que quieres lograr. Recién con eso claro empieza a sumar muebles y complementos.

Por ejemplo, si vives en un departamento de un ambiente en que necesitas circular hacia la terraza a través del living, es importante que optes por poner solo un sofá y una mini mesa de centro a la medida de la habitación, que te permita transitar cómodamente. Ahí quedaría bien un sofá o un modular de dos cuerpos –ojalá de líneas rectas porque son visualmente más livianos– o un futón de poca profundidad. Sin butacas o sillas extra y con una mesita de apoyo redonda que deje más espacio para pasar sin problemas.

Si tu dormitorio no es muy grande, es mejor optar por una cama de dos plazas (ojalá de baja altura) con un par de repisas voladizas cortas en vez de veladores, para que se vea más liviano y despejado.

Elmueble.com

También es buena idea elegir muebles multifuncionales, que tienen la ventaja de cumplir distintos usos y ofrecer prácticos espacios de almacenamiento.

Ya lo sabes, el minimalismo y la versatilidad es lo más óptimo para los espacios pequeños.

VER CAMAS | SODIMAC
VER CAMAS | SODIMAC

2. Transparencias sutiles

Gracias a la transparencia, el vidrio –y también el acrílico– es un gran aliado a la hora de ampliar visualmente los espacios. Por una parte, los objetos de vidrio son muy ligeros a la vista, dejan pasar la luz y son traslúcidos, lo que hace parecer que no hay nada ahí.

Siempre se va a ver más liviana una mesa de comedor con cubierta de vidrio que una con cubierta de madera. Lo mismo con mesas de centro, sillas, jarrones altos y lámparas, entre otros.

Living pequeño con futon negro y mesa de centro de vidrio
VER MESAS DE CENTRO | SODIMAC

Conviene aprovechar las vistas que nos dan los vidrios de ventanas y mamparas. Cada vez que puedas deja los vidrios descubiertos o con solo un velo, porque visualmente las habitaciones se alargan cuando tienes una vista continua. Deja que el exterior entre a tu casa.

Elmueble.com

3. Luz para los ambientes

Los hogares luminosos se ven siempre más amplios que los que son más oscuros. El efecto en una habitación es dramático y por eso conviene potenciar lo más posible las entradas de luz natural evitando cubrirlas con cosas y eligiendo cortinas de colores claros, con poco diseño y visillos delgados.

Asimismo, usar tonos claros –como blancos y pasteles– no solo en los muros y cielos, sino también en repisas, textiles y muebles será de gran ayuda para dar la sensación de amplitud visual.

Living pequeño con ventanas con buena iluminacion
VER CORTINAS Y ROLLERS | SODIMAC

Los espejos grandes son también muy prácticos porque rebotan la luz natural y además multiplican los espacios con su reflejo. Te recomendamos instalar un par al menos en el pasillo de entrada y el comedor. Ya verás cómo todo se ve mejor.

Dormitorio con cómoda y espejo que refleja la luz
VER ESPEJOS | SODIMAC

Bonus: mejor evitar…

Existen elementos que hacen que los ambientes pequeños se vean más atiborrados, por eso es mejor dejarlos fuera o editarlos al máximo:

1. Alfombras muy grandes y oscuras. Mejor pequeñas y livianas.

2. Composición de cuadros grandes. Opta por pequeñas obras o solo una de gran formato.

3. Miles de cosas, miles de colores. Siempre es mejor pocas cosas de calidad y en tonos parecidos.

Living pequeño con futon naranjo y mesa de centro de vidrio
VER FUTONES | SODIMAC