¿Andas con ganas de renovar tu dormitorio, pero no te atreves a ir un paso más allá? Entonces sigue leyendo, porque aquí te contamos todo sobre cómo pintar tu dormitorio, qué pintura elegir y cuál es el paso a paso a seguir. 

¿Esmalte, óleo o látex?

Lo primero es definir qué tipo de pintura usarás. En el mercado te encontrarás con variadas opciones, siendo las más recurrentes el esmalte al agua, el óleo y el látex. ¿Cuáles son las características de cada una?

Esmalte al agua:

La gran ventaja de esta pintura es que es podrás encontrar muchos colores diferentes y además es fácil de lavar. Si se mancha, pasa un paño húmedo, y listo. Por otro lado, al ser en base a agua, no tiene olor fuerte y es de rápido secado.

Dormitorio de estilo clásico con pared pintada de color verde pastel. En ella hay un espejo redondo con marco de madera y dos apliqués dorados con pantalla blanca. Debajo está la cama, cuyo respaldo tipo capitoné tiene marco de madera. El plumón y las almohadas son grises y también hay dos cojines color salmón y una manta del mismo tono. Al costado de la cama hay un velador blanco de estilo nórdico con patas y cajón de madera clara, y una bajada de cama de color beige.
Esmaltes al agua | SODIMAC

Látex:

El látex es otro favorito. También puedes encontrar con base de agua, así que al igual que el esmalte, no dejará olor y se secará fácilmente. Es ideal para una primera capa, ya que tiene gran poder cubritivo.

Óleo:

Esta pintura es en base a aceite, por lo tanto, su secado es más lento. Es ideal para exteriores porque requiere un tratamiento y preparación más sofisticado. Por lo mismo, no es tan recomendable a la hora de pintar un dormitorio.

Dormitorio matrimonial con pared azul grisáceo claro, techo blanco y piso de madera clara. Sobre este último hay una alfombra en tonos grises y crema. La estructura de la cama es de madera, no tiene respaldo, y los cobertores, mantas y cojines son azulados y grises. Junto a la cama hay un velador de madera con tres cajones y un espejo sobre él, colgando de la pared.
Mariakillam.com

Terminación mate, brillante o satinada

El acabado o terminación es otro factor que debes considerar al pintar tu dormitorio. Si optas por el mate, tendrás un muro con poco brillo, pero con un look más moderno, ideal para habitaciones amplias de estilo ejecutivo urbano.

Detalle de un dormitorio con muro verde grisáceo oscuro y un cuadro con una fotografía en blanco y negro. Debajo está la cama, cuyas sábanas, almohadas y plumón son grises. También tiene cojines con diseños en blanco, negro y gris. Junto a la cama hay un celador de madera con cajón blanco.
Pinterest.com

Por su parte, la pintura brillante es perfecta para ambientes más pequeños, ya que ayudará a reflejar la luz, sobre todo si escoges colores claros como el blanco o beige.

Finalmente, el satinado dejará tus paredes con una textura sedosa, característica interesante para un dormitorio, sobre todo si buscas que sea un espacio de relajo.

Habitación de muros rosa palo con molduras. El techo es blanco y el piso de madera. Desde el techo cuelga una gran lámpara redonda blanca. Debajo está la cama, cuyo plumón es rosado, así como también algunos cojines. Los otros con blancos, al igual que las sábanas.
Stylebyemilyhenderson.com

La cantidad de pintura

Para calcular cuánta pintura necesitarás debes considerar dos factores: los metros cuadrados y el rendimiento de la pintura.

Para el primer cálculo, mide el alto y ancho de cada pared y multiplica, para luego sumar los resultados de cada muro.

Ojo, que siempre es recomendable que te sobre un poco de pintura a que te falte, sobre todo si es un color que vas a mandar a preparar.

Dormitorio con pared azul grisáseo con molduras, en ella hay un espejo redondo con marco dorado. Debajo hay una cómoda de madera oscura con seis cajones sin manillas. Sobre ella hay un florero con flores blancas y algunos adornos dorados.
Pinturas de colores | SODIMAC

Materiales que necesitarás

Además de la pintura, es necesario contar con otros materiales y herramientas a la hora de darle un nuevo look a tu dormitorio. Deberás tener lo siguiente:

  • Brocha para los sectores más pequeños o esquinas.
  • Rodillo.
  • Bandeja para pintura.
  • Cinta adhesiva o masking tape.
  • Diario o plástico para cubrir el suelo.
  • Extensor de rodillo para el techo o los sectores más altos.
  • Espátula para limpiar las gotas de pintura que puedan haber caído al piso.
  • Traje protector o alguna prenda de vestir que estés dispuesto a ensuciar.
Pared de un dormitorio pintada de color verde pastel. De ella cuelga un cuadro y un joyero. Debajo, al nivel del suelo, hay una banqueta con ropa, un canasto de mimbre y una alfombra blanca con diseños rosados y líneas negras. Del techo cuelga una lámpara de fibras naturales.
Pinterest.com

¡Manos a la obra!

Ahora que ya tienes la pintura y los materiales adecuados, es hora de ponerse a trabajar.

1. Primero retira todos los muebles del dormitorio, así como lámparas de muro, cuadros, cables, etc. Si puedes sácalos de la habitación o ponlos al centro tapados con una sábana vieja o un plástico.

2. Limpia las paredes con un plumero o paño, sobre todo los rincones.

Habitación vacía con paredes blancas con molduras y piso de madera. Al fondo hay un ventanal con marco de madera.
Archdaily.com

3. Pega cinta adhesiva en las esquinas de los muros y el suelo, así como aquellas que dan el techo. Repite en los enchufes, interruptores, marcos de ventanas y puertas, y todo aquello que no quieras pintar.

4. Cubre el suelo con plástico o diario.

5. Usa pasta muro o masilla para cubrir grietas o agujeros que hayan quedado de algún clavo, ¡este es el momento! Espera a que seque y luego pasa una lija fina para emparejar la superficie.

6. Comienza a pintar tu dormitorio. Lo mejor es partir por el techo y luego por las esquinas.

7. Continúa con las paredes. Usa el rodillo, cúbrelo con pintura y escurre el exceso en la bandeja. Aplícala en los muros con movimientos largos, de arriba hacia abajo y viceversa. Avanza hacia los lados hasta que el rodillo quede sin pintura. Luego repite el proceso.

Detalle de una pared que está siendo pintada de azul marino con un rodillo sostenido por una mano.
Freepik.es

8. Cuando hayas dado la primera mano, espera a que se seque bien para continuar con la segunda. Dependiendo de la pintura y el color, será la cantidad de manos que deberás aplicar.

9. Una vez listo, y sólo cuando los muros estén bien secos, retira la cinta adhesiva.

10. Finalmente, pinta los detalles que se te pueden haber pasado, limpia la habitación y vuelve a poner los muebles y adornos en su lugar.

Dormitorio de pared azul pastel y ventana con persianas blancas. En la pared hay instalado un canva con figuras azuladas y redondeadas. Debajo está la cama, cuyo cobertor y almohadas son grises con rayas blancas. También hay una manta gris y un par de cojines, uno blanco con líneas azules y el otro, gris con líneas crema.
Pintura | SODIMAC

Atrévete y dale un nuevo estilo a tus espacio. Con un poco de pintura y esta guía ¡verás qué fácil es pintar tu dormitorio!

Regístrate en decolovers - el espacio de Sodimac para la decoración

Te puede interesar:

10 soluciones creativas que puedes usar como respaldo para tu cama